OBESIDADVSAPREGUNTAS y RESPUESTAS FRECUENTES: Estas son algunas de las principales preguntas que suelen hacernos nuestros pacientes en relación a cuál es su grado de obesidad, qué tratamientos existen para combatirla, qué ventajas e inconvenientes ofrece cada técnica etc… En cualquier caso la mejor forma de conocer y resolver las dudas con respecto al tratamiento de la obesidad es acudiendo un profesional médico especializado en cirugía de la obesidad.


¿Cuándo podemos decir que existe un problema de obesidad? 

La forma más común de medir el grado de obesidad es calculando cuál es el Índice de Masa Corporal que se calcula considerando la relación peso/altura dividiendo el peso (en kilos) por el cuadrado de la altura.Por ejemplo, para un peso de 90 kilos y una altura de1,56 , calcularíamos el IMC del siguiente modo:

  • altura: 1,56*1,56=2,43
  • peso: 90 kilos
  • IMC= 90/2,43= 37 

Un IMC de entre 25 y 29,9 nos indica que la persona tiene sobrepeso. A partir de un IMC de 30 y hasta 35 hablamos de “Obesidad”.

Si el IMC se sitúa entre 35 y 39,9 la persona ya presenta un caso de “Obesidad Grave”. Cuando el IMC es superior a 40, se considera que esa persona presenta “Obesidad Mórbida”.

…………………
¿Por qué es tan importante que ponga solución a mi enfermedad?
La obesidad suele presentar una amplia serie de enfermedades asociadas tales como diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, dificultades de respiración, depresión etc… además todo ello influye en el día a día en el empeoramiento de la calidad de vida de la persona que padece obesidad – agotamiento, dificultades de movilidad- es decir, una serie de obstáculos que a pesar de no ser enfermedades, dificultan la vida diaria del obeso.
………..
¿Cómo sé cual es la técnica o el tratamiento que mejor funcionará en mi caso? Existe un amplio abanico de opciones para combatir la obesidad, no obstante al ser técnicas quirúrgicas es necesario acudir a un especialista en la materia que sepa indicarte cuál es la mejor opción.


A priori, cualquiera de los tratamientos que existen para combatir la obesidad me hará perder peso,  pero¿ hasta que punto es importante mi implicación en el proceso de pérdida de peso?  
Para combatir el sobrepeso y la obesidad existen diferentes opciones- dietas, fármacos, etc…no obstante no siempre este tipo de tratamientos funcionan cuando se trata de combatir una obesidad de larga duración. En otras ocasiones pueden dar buenos resultados, pero no se consigue mantener la pérdida de peso a largo plazo.
Para ambos casos, es necesario recurrir a técnicas específicas y más efectivas para combatir la obesidad.En cuanto tratamientos existen diferentes técnicas, por eso es necesario valorar con un profesional médico, cuál es la  más apropiada  en cada caso.
……………
Los resultados de cualquiera de las técnicas -bypass gástrico, gastrectomía tubular, etc…- ¿Son inmediatos? ¿Son permanentes?  Los primeros resultados de estas técnicas son muy rápidos, a partir de ahí la curva de pérdida de peso dependerá de la opción  escogida.
……….

¿Qué técnicas existen hoy en día para combatir la obesidad mediante cirugía?
A modo de resumen, explicamos en qué concepto se basan las diferentes técnicas existentes para combatir la obesidad.

  • RESTRICTIVAS: Son técnicas cuyo principal objetivo es limitar la entrada de alimentos al estómago. Tanto la banda gástrica ajustable como el tubo gástrico, los dos principales procedimientos que ofrecemos en nuestra consulta, son técnicas reestrictivas.
  • MALABSORTIVAS: Se trata de técnicas quirúrgicas cuyo objetivo es impedir que los alimentos sean absorbidos y asimilados por el intestino delgado, en este tipo de clasificación se incluye la técnica de by-pass gástrico.
  • MIXTAS: Son técnicas  quirúrgicas que combinan los dos puntos anteriores, es decir, la “restricción de alimentos” y la “mala absorción”, son técnica más adecuadas en casos de hiperobesidad.

No obstante, para cada paciente existe una técnica que se ajustará mejor a su caso; el escoger una técnica depende de muchas variables y es importante que sea el paciente conjuntamente con su médico quienes decidan qué técnica proporcionará los mejores objetivos de pérdida de peso considerando otras variables como ventajas e inconvenientes de cada técnica, estilo de vida del paciente, tipo de obesidad, etc, etc..

Te invitamos a consultar las páginas de cada tratamiento Bypass y Tubo Gástrico para más información.

 

Depressed Overweight Woman¿Cómo repercute el tratamiento quirúrgico de la obesidad en la salud mental?

Cuando la obesidad es ya una enfermedad y afecta a una persona, la salud mental de ésta siempre se resiente. Esta repercusión negativa sobre el estado emocional tiene varias vertientes: la obesidad estigmatiza, la obesidad merma la autoestima y la obesidad frustra.
Estigmatiza porque al individuo obeso se le presuponen cualidades negativas, o sea, defectos: pereza, desidia, abulia…
Plus Sized Fitness - Freedom
Merma la autoestima por el rechazo social, por los prejuicios negativos de los demás, por las menores oportunidades laborales, por la autopercepción de la autoimagen …
Y frustra porque agota, porque grandes esfuerzos y sacrificios para reconducir la conducta alimentaria se traducen en perdidas ponderales mínimas y recaídas todavía mas graves.
Porque el organismo esta programado para interpretar cualquier pérdida de peso producto de una dieta restrictiva, como si se encontrara al borde de la inanición, como un grave peligro de desnutrición, reaccionando en consecuencia con un menor gasto metabólico, motivo por el cual cada vez es más difícil (por no decir imposible) perder peso.Aunque ahora y siempre la mejor medicina es la prevención, ante una obesidad ya instaurada las técnicas quirúrgicas de hoy en día permiten, con un riesgo mínimo, situarnos en un peso correcto con relativa facilidad. La mejora de la imagen corporal automáticamente aumenta la autoconfianza y con ésta la motivación para realizar y mantener los cambios conductuales y cognitivos necesarios y así reeducar la conducta alimentaria hacia unos parámetros más saludables y también más estéticos. Esta recuperación de la capacidad de autocontrol es la mejor inyección de autoestima.